¿Qué es una Afore?

En México se denomina Afore a aquellas instituciones financieras principalmente privadas que se encargan de la captación y gestión de las cuotas dirigidas a los fondos de ahorro para retiro y pensión de los trabajadores que se encuentran afiliados al IMSS y al ISSSTE. En este artículo te contamos más al respecto.

Afore es el acrónimo de Administradora de Fondos para el Retiro, y al igual que en todo el mundo, este tipo de instituciones son de gran importancia para garantizar la calidad de vida de la población en la tercera edad. Aunque se componen principalmente de empresas privadas, también hay excepciones intermedias, como Pensionissste, una afore publica dedicada a los trabajadores que cotizan sus cuotas de cesantía y vejes ante el ISSSTE, pero que al igual que este último, mantiene un funcionamiento descentralizado, es decir, no es operado por el gobierno.

La cuota de Afores se conforma por un porcentaje del trabajador, otro del patrón y otro más del gobierno, pero claro, el beneficiario final que se tiene en mente es el trabajador. Al ser también una aportación patronal, las cuotas de afore son una obligación de cualquier empleador formal, de la misma forma que lo son prestaciones como seguro de salud o aguinaldos.

Mientras que es ISSSTE es el seguro médico para los trabajadores del estado (maestros, policías, gobierno, etc.) El IMSS es el instituto de seguridad social que presta servicio a todos los demás trabajadores de cualquier ámbito formal, y también engloba a sus dependientes económicos, es decir, familia. El IMSS registra la aportación requerida y registra las semanas cotizadas, es decir, las cuotas que se añaden al Afore del trabajador semana a semana durante toda su vida laboral, de modo que tanto el IMSS como el Afore cuentan con el registro de cotizaciones, con lo que ante cualquier anomalía en los años de ahorro, los datos del IMSS siempre pueden dar seguridad de que tendrán todo el historial laboral del derechohabiente.

Por otra parte, las afores no solo guardan el dinero, sino que lo invierten, de manera que el ahorro de los trabajadores crezca con el tiempo. En esencia, hay dos tipos de aspectos básicos para elegir una afore, el rendimiento y las comisiones de administración, de manera que si una afore tiene rendimientos anuales 6% y cobra un 0.5% por la gestión, el beneficio del ahorro se incrementara 5.5% y este porcentaje, aunque fuera fijo, sería más dinero, ya que conforme pasan los años de cotizaciones el monto sobre el cual se calcula el interés también es mayor.

Para garantizar una mejor pensión los trabajadores también pueden hacer aportaciones voluntarias, las cuales son deducibles de impuestos. Por otra parte, si una vez cumplidos los años requeridos de cotización para solicitar la jubilación no son suficientes para alcanzar la pensión, el gobierno garantiza que como mínimo el trabajador recibirá una pensión correspondiente a la de un salario mínimo mensualmente.

Deja una respuesta