Criptodivisas: ¿Qué es una Shitcoin?

Las criptodivisas aún son algo difícil de entender incluso para quienes participan directa o indirectamente en la inversión de instrumentos financieros. Sin embargo, lo que sí es seguro es que las criptodivisas han llegado para quedarse, y si bien quizá aún falta un tiempo antes de que vayas al supermercado y pagues en Bitcoins, de momento es innegable que este tipo de activos tienen gran potencial como instrumento de inversión, aunque claro, con una gran cuota de riesgo. Por otra parte, no todo es Bitcoins, hay literalmente miles de criptodivisas, algunas son muy innovadoras, en otras es más discutible su aporte al ecosistema de blockchain, y muchas de ellas se han denominado de manera despectiva como Shitcoins, aquí te contamos que son.

Shitcoin es un término informal, por lo que no hay criterios específicos para denominar a una criptodivisa de esta manera, sino que depende de los aspectos que tome en cuenta el analista financiero. Sin embargo, de manera general se percibe a una shitcoin como una moneda de bajo valor, sin potencial ni futuro, aunque claro, criptodivisas que alguna vez fueron denominadas shitcoin han crecido de manera notable, por ejemplo, Cardano, e incluso en sus inicios criptomonedas como Ethereum fueron llamadas así.

En un inicio, muchos se referirían a las shitcoin como aquellas que llegaron después del Bitcoin, pero con el tiempo esta acepción dejo de ser utilizada, ya que, al margen del potencial de crecimiento económico, criptomonedas como Ethereum aportaban aspectos innovadores en términos de criptomonedas, esto incorporando la posibilidad de contratos inteligentes.

También se llegó a definir el termino shitcoin como forma despectiva de referirse a las Altcoins, otro termino que se usaba para referirse a las criptomonedas que no estaban en el top 10 de capitalización bursátil.

Hoy en día es más común que se denomine shitcoin a aquellas criptomonedas que no aportan alguna novedad, son copia de otras, no tienen un objetivo claro y, en general, parecen haber sido creadas meramente con el interés de hacer ricos a sus creadores, lo cual afortunadamente no suele suceder.

Lo anterior no quiere decir que una denominada shitcoin, aun en el sentido más estricto, no pueda crecer, un ejemplo es el Dogecoin, que parece un proyecto creado como mera broma pero que inesperadamente ha logrado crecer bastante. Para algunos analistas, es posible encontrar oportunidades de rentabilidad entre shitcoins, aunque para ello es necesario conocer tanto el mercado como las características de la moneda, a fin de tener una base que pueda sustentar un posible crecimiento.

Fuente: https://cryptoshitcompra.com

Deja una respuesta