Pautas para adquirir un portátil barato y no arrepentirte de tu compra

Pese a haber sido desplazado en demanda por la llegada de los smartphones, un ordenador sigue siendo una de las posesiones más útiles que podemos tener, y para aquellos que estudian o laburan en ámbitos como la programación, diseño, big data y otros campos, contar con un buen portátil más que de ayuda, es imprescindible para el día a día. Por ello en este artículo te contaremos algunas pautas para comprar el portátil más potente y accesible a tu presupuesto.

Reacondicionados: los productos reacondicionados son aquellos que fueron devueltos después de su compra por algún defecto, fueron reparados y ahora la tienda intenta venderlos, aunque por ley, deben indicarse su condición de reacondicionado.

Los portátiles reacondicionados no suelen ser tan atractivos por estar implícito que fue una unidad defectuosa de fábrica, más en muchas ocasiones, la reparación no resulta atribuible a un aspecto que disminuya la calidad del producto una vez reparado, por ejemplo, un remplazo en del teclado devuelve el equipo al mismo estado de calidad que cualquier otro portátil nuevo, más el añadido de “reacondicionado” reduce su precio.

Analiza las opciones de portátiles baratos por estar reacondicionados, toma en cuenta la razón por la que el portátil fue reparado y da preferencia a las tiendas que ofrezcan una garantía por lo menos de 30 días en equipos bajo esta condición.

Optimización del presupuesto: En el mercado de móviles nos encontramos con dispositivos de gama alta con características verdaderamente sorprendentes, pero seamos sinceros, la mayoría de las personas no le sacan el provecho a smartphone potente, siendo en muchas ocasiones la compra de un móvil de, por ejemplo, mil dólares, un mero signo de ostentación que de verdadero interés por aprovechar el potencial del dispositivo.

Con lo anterior queremos enfatizar que, salvo que tu presupuesto sea muy grande (que de ser así no estarías leyendo esto), lo primordial es optimizar el gasto, es decir, dirigirlo hacia un equipo cuyas cualidades se alineen con tus requerimientos, al margen de cualquier otra cualidad que no te sea útil en la práctica, como una marca reconocida, bonito diseño, tecnología de huella digital, etc.

Por ejemplo, si eres diseñador, debes comprar primar un portátil con procesador y gráficos adecuados para tu trabajo, ya que, por ejemplo, si compras una MacBook barata solo por la marca, pero sin el hardware adecuado para trabajar en tus proyectos de forma fluida, entonces cuando pase el encanto de tener un portátil bonito, te quedaras con la sensación de una compra inútil. Claro está todo lo dicho no quiere decir que este mal comprar algo que te guste, solo que, en el caso de presupuestos limitados, lo primero para una compra inteligente es que el equipo cumpla con el check list de características esenciales que necesitamos para el día a día.

Siempre con SSD: el rendimiento de un portátil no cae únicamente en el procesador, sino que es un conjunto de componentes que trabajan como un ecosistema que, si está bien diseñado, se apoyan de manera óptima unos a otros en cada proceso, denotando con ello un buen rendimiento. Con lo anterior queremos recomendarte solo una cosa, elige un portátil con un disco duro solido (SSD).

Aumentar de 8 GB a 16 GB la memoria RAM u optar por un procesador un poco más rápido no va a resultar en una gran diferencia en el rendimiento del ordenador, pero un detalle que si lo va a hacer es que tu equipo trabaje con un disco SSD, notándose una mayor fluidez en el arranque y uso de aplicaciones exigentes en cuanto rendimiento.

Deja una respuesta